Teatro de los Sentidos

Teatro de los Sentidos

En el Teatro de los Sentidos no se habla de público, ni de espectadores. Aquel que se deja tentar a vivir nuestras propuestas y a recorrer el laberinto es un imaginante, porque él es quien construye su propia obra a través de sus sentidos, recuerdos y reflexiones.

En el teatro de los Sentidos no hay actores, hay habitantes, creadores de experiencias, quienes con su espíritu de niños, han creado un juego para compartir, en el cual se dan honestamente para construir una Sensósfera que impacta al imaginante. Cada habitante atraviesa su propia historia y resurge transformado de sus encuentros internos. Hay imaginadores complejos que han trasegado por el camino de las artes escénicas profesionales, también participan aquellos que hasta ahora se enfrentan al mundo de la escena, pero todos ellos aprenden a jugar y a conocer una poética de los sentidos en la cual se deconstruyen y renacen. Son fuertes y luminosos, pues el camino de su transformación es el más intenso y vital para poder crear un universo sensorial en el cual la vida se refleja de una forma renovada y fantástica que hace reflexionar el presente.

El Teatro de los Sentidos propone un juego en que el “espectador” es el verdadero protagonista, pero no solo eso, es quien construye su propia obra, una obra única, inigualable, irrepetible. El teatro sensorial crea y recrea sensósferas que interactúan con la vida real y cotidiana para darle un nuevo significado.